La Leyenda de la Ciudad sin Nombre

Agregar a favoritos

Ser tu página de inicio

Comentarios o Sugerencias

La Leyenda de la Ciudad sin Nombre

Las películas del oeste hablan, fundamental e indirectamente, del origen de la moral y las leyes, del principio social que aglutina la convivencia de las personas. De ese lugar fuente, en el que los seres humanos se encuentran solos frente a sí mismos y frente a los demás.

Pues bien, La leyenda de la ciudad sin nombre lo hace doblemente, porque trata el tema directamente y esa es una de sus peculiaridades, una ciudad naciendo desde cero. Y unas relaciones afectivas también planteándose desde cero.

La Leyenda de la Ciudad sin Nombre

Una mujer, que antes fue una de las dos esposas de un mormón, entabla relaciones amorosas, sin proponérselo, con dos hombres del campamento de buscadores de oro a donde llega. El resto, como diría un bolero, es seguir el hilo de su corazón. Cuando los dos “afectados” la piden que elija entre ellos, ella se niega porque afirma que les quiere a los dos. Así comienza una encantadora, sugerente y anticonvencional historia de amor a tres bandas, consentida y disfrutada por los tres, con los “maridos” turnándose en la cama de su mujer, hasta que la llegada de colonos más conservadores y religiosos acaba con esa situación idílica.

Lo de menos es que tenga algo del género musical. Las canciones que contiene (algunas tan famosas como la de la “Estrella errante”, cantada, susurrada, con la maravillosa voz rota de Lee Marvin) no rompen en absoluto la trama ni el rimo de la historia. La complementan de manera enriquecedora y son secundarias en ella.

La Leyenda de la Ciudad sin Nombre

Tres protagonistas con carisma de la talla de un joven Clint Eatswood, Lee Marvin y la inolvidable protagonista de “Al final de la escapada” de Godard, Jean Seberg.

Una de esas historias rompedoras propia de la década de los 60 y 70. No es una peli redonda sino desigual y sin embargo tiene un atractivo irresistible. Porque dan ganas de completarla y continuar metido en ella. Con esos jinetes cabalgando por ahí, a la aventura, y fundando una ciudad sin nombre ni ley.

Leyendas Famosas

Especial por su infinita nostalgia de una posible edad de oro siempre amenazada y siempre latente.

Y te pones a soñar en todo eso. Su recuerdo es de lo más rico (en el sentido de abundante y de delicioso) y sugerente.

 

La Leyenda de la Ciudad sin Nombre

volver a: Leyendas Urbanas
Leyendas Urbanas
Leyendas urbanas ©2007